jueves, 19 de marzo de 2009

Aquí me hallo


Aquí me hallo
donde nada ha pasado
donde comienza la miel de tus labios
y termino yo, enamorado.

La senda interminable, interminables pasos
que soy, que he dado.
Aquí me hallo recorriendo mundos
inciertos y lejanos.

Aquí, estamos sentados
y comienza la noche del día
en que comenzamos.
La luz se engrandece y toca el aire
y las pupilas se abren.
Delicioso este gozar a tentarte
entre mis manos y el aire.

Aquí me hallo,
donde todo es posible
tu cuerpo invisible me lo pide a gritos y arde.
Corazón que enmarca las horas.
Tu vientre que arde.
En mis manos tu piel resbala
gota de agua, alarde.

Aquí me hallo
donde tus pies amorosos se detienen.
En las horas más extensas del amor
se arrullan, se duermen.

Aquí me halló y me quedé quieto
y en silencio y llorando.
¿Por qué lloras? –me preguntó-
porque tú estás aquí y yo, te estoy amando...


Copyright © Eugenio.– Todos los derechos reservados

5 comentarios:

Ligia dijo...

Se siente uno estupendamente cuando las lágrimas que derramamos son de amor ¿verdad? Hermoso tu poema. Saludos

Bibiana Poveda dijo...

Allí te encuentras, amigo, en lo profundo de tus sentimientos, en la imaginación de la palabra noble para traducirlos, al borde de los labios del amor, en la lágrima que se derrama.
Hermosísimo! Siempre digno de tu condición de poeta!
Abrazo, Euge!

Zarela dijo...

Si, es cierto, como siempre le estas amando, hermoso poema

Salma dijo...

Entre tiempos hallo el momento para disfrutar de un poema tan bien armado como este, romance, intensidad, belleza, todo en uno... felicidades por tan bello poema.

Salma

maria magdalena dijo...

EUGENIO, eres un cántaro de miel y poesias, las palabras no alcanzan para definir tanta belleza-