miércoles, 4 de febrero de 2009

Del mar...


(Del mar...
de aquel lado del mar,
vienes tú y yo te espero...
al final del tiempo)

Del gran desierto ingrávido
que es el mar,
de las emociones que encierra
este animal solitario,
tierno, sencillo y solitario
y tierno,
vienen los momentos tristes,
las alegrías y los dolores
danzando entre las olas.

Con miles de rostros meciéndose
entre las oscuras gaviotas
que revolotean entre el aire libre,
y entre la voz que se parte en mil pedazos
y que canta una canción no entendida,
yo, en mil partes me he partido
para entender este dulce canto
de amor.

Del mar,
de la inmensa cortina que es el mar,vienen los días de lluvia,
el viento furioso,las horas, iguales a estas horas.
El destino viene del mar,
del gran desierto del mar vienen las lágrimas de Dios,
sus risas, su soledad, y viene él mismo juzgando,
sentado en la interminable ola del viento.
Del mar también,
del gran viejo que es el mar, viene la vida
y viene el agua andando, como el humo del cigarro que agoniza
en los sentimientos profanos
que se escriben y se escriben
incesantemente entre las páginas
de un libro cansado
y en blanco.

Del mar viene la razón
y viene la felicidad cantando.

Y yo soy como la playa desnuda
que siempre espera algo inoportuno
y repentino.

Yo soy la playa
que agoniza siempre en la eternidad
de un roce de agua...


Copyright © Eugenio.– Todos los derechos reservados

10 comentarios:

Zarela dijo...

Ese mar es realmente hermoso, lleno de vida y de interminable volver y volver en olas a tu orilla, te felicito, buenisimo poema. Cariños
Zarela

Bibiana Poveda dijo...

Un hermosísimo poema, Euge... Las dos estrofas finales, realmente me conmovieron mucho.
Un abrazo, amigo, gracias por seguir escribiendo!

maria magdalena dijo...

El mar es algo tan grande como lo son los sentimientos que puedes plasmar en esa inmencidad, muy hermoso , me encanto un beso.

Salma dijo...

Del mar nos hablas y nos regalas estos versos que tienen sello de calidad, calidad de tu esencia y de tu arte. Es un poema con imágenes preciosas y profundas como lo es la misma profundidad del mar, instrumento perfeto par escribir versos, como estos que engrnadecen aún más la inmensidad de este mosntrou precioso que es el mar... aunque confieso que el aparte que hablas de Dios no es de mi total agrado ya que es una aseveración un tanto compleja, claro, si hablamos de realidad, pero por ser un poema puede ser aceptada.
^Precioso poema estimado amigo.

Besos

Eugenio dijo...

Zarela, un gusto verte aquí, en este poema que marca toda una era, mis comienzos están plasmados aquí, y los noto ya, un tanto lejanos.

Un beso

Eugenio

Eugenio dijo...

Bibi, como puedo pagar este regalo que me haces siempre, esto de siempre contyar con tu presencia, es un halago y un placer el poder verte.

Un beso

Eugenio dijo...

Magda, como siempre, entre tanto sentimiento hay veces que me pierdo.

Un beso

Eugenio dijo...

Salma, de entre todo lo que escribo, esto es lo que me ha marcado, ha marcado mi corazón, mi alma y mi soledad... tú.

Un beso

Eugenio

Giovanni-Collazos dijo...

Muy bueno es este poema... me ha gustado mucho.
He descubierto tu blog a travéz de blogs amigos y me ha gustado pasarme por aquí.

Un saludo.

Gio.

Eugenio dijo...

Gracias Giovani por tu comentariom es un honor que hayas decidido dejar tu huella entre mis letras, espero leerte yo tambien.

Saludos