domingo, 8 de febrero de 2009

Busqueda...


Se busca intensamente
como si en ello nos llevara la vida,
damos vueltas y vueltas
una y otra y otra vez, sin hallar respuesta.

¿Dónde se solidificó Dios?
pudo ser que en la conciencia del hombre,
puede ser que en esa pequeña voz que nos detiene
y que nos impulsa en sentido contrario,
como la negación de un imposible.

Lo buscamos más allá del rezo
y hablamos fuerte y gritamos a veces
creyendo que de esa forma nos oye.

A veces quisiera ser grito para estar cerca de él
y lejos de mí mismo.

¿Dónde queda Dios?
En el pecado que inventamos para saber que existe
y que nos perdona,
en el amor que sentimos o que nos abandona,
en una adoración en silencio
sin conocer el lugar donde para.

¿Qué, si lo buscamos en el metro,
en las calles, en los mares o en los cielos?
¿Qué, si en los ojos vagabundos del recuerdo,
en aquellos desmemoriados del tiempo,
que gritan y gritan sin ser escuchados?

¿Dónde se encuentra Dios?
A veces nos olvidamos del lugar que lo vio nacer,
de esos pequeños detalles que se pasan al vivir y vivir
y no lo encontramos ya, ni en el horizonte,
ni en el metro ni en las calles ni en los cielos,
o en las inmensidades del rezo.

Ya no está Dios,
ni en las paredes de la iglesia,
ni en los colosos de plata o de oro que son adorados
ni en las iglesias bañadas de ambiciones…
Ya no está Dios,
ni en el reloj del papa ni en su báculo,
ni en la realidad que se compra o se vende...

No está más,
sino en el espíritu descarriado,
en el espíritu vagabundo, hambriento,
del corazón ingenuo del que nada sabe.
No está más, en ninguna parte,
sólo en mi espíritu y mi corazón…

Eugenio
27 de septiembre del 2004


Copyright © Eugenio.– Todos los derechos reservados

5 comentarios:

Zarela dijo...

Si, Dios esta en nosotros si nosotros lo queremos, sino Él jugará a las escondidas, y estará oculto hasta que lo veas. Me encantó el poema, me hizo meditar, cariños

Bibiana Poveda dijo...

A veces quisiera ser grito para estar cerca de él
y lejos de mí mismo.

Me regalás esos versos, Euge? Te aseguro que definen muchísimas almas vagabundas...entre ellas la mía.
No sé dónde o si está Dios.
Pero grito...
Un poema espejo.
Abrazo, mi amigo!

maria magdalena dijo...

Dios esta donde tu lo busques en las cosas simple de la vida a veces nosotro las complicamos, pero te aseguro que que a tu lado siempre está .

Eugenio dijo...

Gracias Maria por dejar tu huella entre estos pasos que se dan de vez en cuando.

Un beso

Eugenio dijo...

Dónde está Dios?, seguro en el lugar donbde menos lo buscamos, en las pequeñas cosas que hacemos, en nuestra alma.

Un beso