domingo, 19 de octubre de 2008

Amanecer





No sé que tiene la noche, la noche no termina
al día que no estás entre mis brazos
y este suspiro inconsciente de rayos solares
que empañan mi visión.

¿Cómo no tenerte, cómo no mirarte?
en la soledad en que mis ojos se posan.
No, no está tu mano en mi mano
ni tus ojos en mis ojos, ni tu vientre en mi vientre,
paloma tendida al viento,
y no está tu cuerpo, no estás tú,
fuente de mis deseos y anhelos.

¿Cómo decir que te amo, si no estás?
¿Cómo implorar tu olvido?
si me enterco a tenerte aquí, aprisionada en mis besos
y en mis cuatro paredes y en mi cama
que vacía añora tu cuerpo entre las pieles que la cobijan
sábanas ajenas a este dolor profundo, al olvido que he hecho de ti…




Copyright © Eugenio.– Todos los derechos reservados

3 comentarios:

Calíope dijo...

Encantada de conocer tu página, yo también tengo un blog, aunque debo reconocer que con Mundopoesía, lo tengo un poco descuidado.
Aquí te dejo el enlace:

amartemisa.soy.es

Zarela dijo...

Prisionera

Quieres encarcelarme a tus deseos
meterme en un envase de cristal
donde el aire no puede entra

Me veras revolotear unos instantes
luego caeré sobre el fondo
y ya no me tendrás.

creo que sentí alguna vez un amor como el que profesas, y escribí esto...con cariño para observar desde el otro punto. Hermoso tu escrito.

semv dijo...

Amigo, muy lindo el poema, ya cheké lo ke me mandaste y créeme kede impresionada.

Tienes mucho talento.

Saluditos amiguito.